CIBERCONDRÍA Vs HIPOCONDRÍA CIBERNETICA

hipocondriaDesde que Hipócrates empleo el término Hipocondría, hasta hoy ha llovido mucho, tanto que llegamos hasta el punto de tener que adaptar el término a las nuevas tecnología.

Es evidente que Internet nos aporta muchísimas cosas buenas, muchas más buenas que malas al contrario de lo que algunos detractores de las nuevas tecnologías piensan. Es indiscutible que Internet pone en nuestras manos la mayor enciclopedia del mundo. Con esto no trato de decir que nos olvidemos de la Espasa Calpe o la Larousse que compraron nuestros padres haciendo un grandísimo esfuerzo económico y que en la mayoría de los casos permanecen los tomos sin des precintar, pero es evidente que cada vez son menos las personas que las usan.

Esto tiene un riesgo, para publicar una enciclopedia hay que por lo menos tener una reconocida credibilidad y los artículos y comentarios estar contrastados y revisados, en pocas palabras un medio al alcance de muy pocos, todo lo contrario  que el medio electrónico que nos ofrece Internet, al alcance de todo el mundo. Cualquiera puede escribir un artículo u opinión en Internet y esta puede llegar a millones de internautas, sin darnos cuenta de lo malvado o beneficioso que esto puede llegar a ser.

Pongamos un ejemplo, recientemente experimente un problema de salud, buco-dental, una mañana al despertar sentí mi boca muy seca y una sensación de ardor tremenda, que al ir a desayunar se convirtió en una pérdida o alteración del gusto. Como persona ligada al mundo de las tecnologías lo primero que se me ocurrió fue buscar en google. No voy a entrar en detalles de todo lo que descubrí, pero les invito a que hagan la prueba. El final de todo esto es que lejos de conseguir auto diagnosticar mi síntoma, conseguí ponerme mucho más nervioso y acrecentar mas los síntomas. Algo tan simple como una bajada de defensas derivada del consumo de algún medicamento por mi parte se había convertido en el peor de los diagnósticos. Mi experiencia avala un reciente estudio de Microsoft sobre la cibercondría que concluye diciendo algo así como que quien se asoma a internet para auto diagnosticarse con frecuencia da por buena la peor hipótesis.

Así que si usted es de los que  se levanta de la cama con jaqueca, abre el navegador, consulta un par de páginas en busca de respuestas y acaba pensando que tiene un tumor cerebral, lo más probable es que esté afectado por la cibercondría.

Anuncios

~ por Script en abril 10, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: